Con-trabajo: la historia de 3 bajistas

Bajistas Note Music Institute

Nos ocurre todo el tiempo. No importa si es en la casa, en la escuela, la universidad o el trabajo: tenemos que realizar ciertos trabajos por obligación, porque se nos dice, y no porque realmente nazcan de nuestro corazón. Creemos también, que los artistas están ajenos a estas circunstancias, que viven en el paraíso de la despreocupación. Pero lo cierto, es que tanto pintores, escultores, bailarines, músicos, escritores, en fin, todos los artistas, se ven «orillados» a realizar trabajos por encargo.

Y este post nace de un encargo: hablar de tres bajistas. Pero en una fracción de segundo mi cerebro me dio el nombre de más de 100 bajistas. Puede ser que pienses, «amigo, solo elije 3 y ya, es fácil, ¡malo que no se te acurra ninguno!». El problema, es como justifico que las otras 97 leyendas no estarán en la lista.

Puse a trabajar mi cerebro, que al igual que el tuyo, si está entrenado es un millón de veces más rápído y efectivo que Google. Aunque simplemente se me pidió hablar de tres bajistas, yo decidí poner algunos filtros que Google es incapaz de procesar:

-Tiene que ser bajista de jazz sin moverse a otros géneros (eso deja fuera a Marcus Miller, a Victor Wooten, a Abraham Laboriel y Anthony Jackson entre otros, muchos otros).

-Al día del escrito, 1 de mayo de 2022, el artista debe estar vivo. Ahora si, la lista se reduce drásticamente, dejando afuera a Scott LaFaro, Charles Mingus, MrPC, Jaco Pastorius, etc.

-No conforme con lo anterior, el artista obviamente debe ser, no solo una influencia dentro de la escena del jazz, sino que debe ser una influencia para mi. Ahora si, la lista se reduce drásticamente, y la elección se simplifica.

Jeff Berlin.

Aunque no es un músico muy popular, es un bajista de tal nivel que Jaco Pastorius (que decía de si mismo ser el mejor bajista del mundo) dijo que «Jeff Berlin es mejor solista que yo». Marcus Miller dijo que el quería ser el «Jeff Berlin negro». Geede Lee (RUSH) dijo que Jeff Berlin «es el mejor bajista del planeta».

Fue pionero en el uso del slap y el tapping a dos manos, técnicas que abandonó cuando se hicieron populares. Es un defensor de la enseñanza tradicional de la música: la no utilización de tablaturas, metrónomos ni afinadores.

Su sonido es muy particular, el oído no entrenado lo confundirá con el de Jaco Pastorius, sin embargo, Jeff no utiliza bajos sin trastes pero, aún así logra un sonido muy parecido al bajo fretless digno de ser estudiado.

Su disco High Standars (2010) es un disco obligado para cualquier amante del jazz.

Esperanza Spalding.

Por supuesto, esta mujer se lleva todas las miradas, no solo por su look afro sino porque es muy difícil encontrar mujeres bajistas, que además canten, sean frontman y lo hagan todo muy bien. Se me hace de suma importancia porque estamos hablando de un artista actual y fresco, contemporánea de Hiromi Uechara. Logró poner al jazz de nuevo en el ojo (y oídos) de los jóvenes, cuando en el 2011 ganó el Grammy como Mejor Artista Nuevo: fue la primera vez que un jazzista ganó dicho premio en esa categoría. Su disco «Chambers Music Society» es una verdadera obra arte.

Ron Carter.

Que difícil escribir sobre esta leyenda, no solo porque debo hacerlo de pie y aplaudiendo, sino porque lleva más de 60 años escribiendo en la historia del jazz y no sé por dónde empezar (ni terminar) en un par de renglones algo que realmente merece un libro… un libro de varios tomos.

Este miércoles 4 de mayo de 2022, Ron cumplirá 85 años y sigue tocando el contrabajo de manera perfecta, logrando llenos totales en cada lugar en el que se presenta (la semana pasada lo hizo en el Blue Note de NY junto a Marcus Miller). Tocó en el segundo gran quinteto de Miles Davis, de quién se terminó separando por negarse a tocar el bajo eléctrico. Resalta su trabajo en el disco «Spectrum» de Billy Cobham, donde grabó 3 de los 6 tracks del disco con el contrabajo, contrastando con los otros 3 que grabó Lee Sklar con su bajo eléctrico (Sklar posee el bajo más veces grabado en la historia de la música) A diferencia de Esperanza Spalding y de Jeff Berlin su discografía es inmensa. Y si filtrar 100 bajistas me resultó una tarea inane, mucho más lo será decir qué disco escuchar de Ron Carter, quién ostenta el record de 2221 participaciones en discos. Escucharlos todos es la mejor manera de agradecer su legado. Mínimo, ve el siguiente video, de su presentación en vivo del 2019 con 82 años de edad.

Este trabajo, que inició como un trabajo inerte y falaz, cobró vida a lo largo del proceso de escritura (que conlleva mucho pensamiento y estudio) y todo artista debería hacerlo en su campo. Es casi una obligación entre músicos preguntar acerca de las influencias musicales que tenemos y en el jazz, parece ser que hay respuestas ya automatizadas. Y si uno responde esto jamás quedará mal: «Miles Davies, Bill Evans, Monk, Bud Powel, Coltrane, Guillespi, Charly Parker». Por otro lado, decir que a uno le gusta el jazz y que escucha a Kenny G puede causar seños fruncidos.

Este trabajo, me hizo replantearme mis influencias personales, no solo como bajista, sino también como melómano empedernido. Te invito, estimado lector, a que expandas tu conocimiento mucho más allá de lo que encuentres en la superficie y que indagues más, esto ampliará tu universo musical, el cuál realmente no tiene límite. De esta manera, podrás utilizar lo que Bill Evans llamó «universal musical mind» de manera mucho más útil, ya seas melómano o músico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Recientes...