El jazz como la ruta de escape.

jazz en Note Music-min

En un mundo donde la vida nos desafía con su ritmo cambiante, hay quienes eligen enfrentarla como auténticos músicos de jazz, improvisando.

Ahora toca hablar de un par de jóvenes músicos, personas que se han ido haciendo camino a través del espectáculo tocando un género que pudiera parecer desactualizado a la época. No obstante, a pesar de estas polarizaciones, estos músicos han sido focos de atención para seguir enriqueciendo al género del jazz dentro de la escena mexicana.

Jóvenes que, durante parte de su vida, han tenido una inquietud que les ha impulsado a seguir creando y continuar su formación musical, y que, gracias a no querer permanecer en la monotonía que luego arroja la vida, cuelgan con la bandera de sumergirse dentro de la corriente para después cambiarla.

Para comenzar desde abajo, hablaremos desde una perspectiva como la es el instrumento del contrabajo. El primer ejemplo es Saúl Ojeda, un joven músico que inició su carrera tocando la guitarra para posteriormente pasarse al bajo, (y contrabajo). Así fue como tuvo la oportunidad de viajar para estudiar jazz en Beerkle. La carrera que ha tenido Saúl Ojeda ha sido un ejemplo de cómo el talento y la habilidad nata para improvisar son un gran impulsor para incursionar dentro del mundo musical y poder desarrollarlo en el escenario de la vida.

A través de varias experiencias en el medio, ha forjado su camino, explorando diferentes estilos y fusionando influencias para lograr crear su propio sonido.

Su formación artística es otro ejemplo de cómo es común entre los mexicanos la inquietud latente de migrar a otro país para impulsar sus carreras. Tal vez sea porque avanzar en el arte en un país lleno de burocracia y trabas, que esta misma genera, puede dar la impresión de que las oportunidades son escasas. Sin contar que particularmente el jazz en México, es un género musical que puede parecer muy ajeno para el escucha común y corriente del país.

La vida de Saúl Ojeda es una prueba contemporánea de que la improvisación no solo es una habilidad musical, sino una actitud ante la vida.

Por otro lado, también está Darío González, otro joven contrabajista que inició su inquietud por el género del jazz cuando era un estudiante de preparatoria. Egresado de la renombrada Escuela Superior de Música en jazz. Desde chico ha sido un aficionado por géneros como el rock progresivo, metal progresivo o punk contestatario, quizás este interés por las estructuras cambiantes y lo no establecido, haya sido esa una de las razones por las se haya metido de lleno a tocar estilos como el jazz.

Tal vez sea el sistema junto con la presión social que existe lo que termina por modificar los intereses o los gustos de las personas. Resulta contrastante cómo actitudes contestatarias y, digámosles, anti sistema o reglas, se van disolviendo cada vez más para reafirmar el porqué sí respetar aquellas convenciones en su momento fueron criticadas.

Quizás también esa sea una de las razones por las que muchos de los músicos que se inclinan por el género del jazz buscan la oportunidad para dejar el país, para seguir aprendiendo sin acabar de cerrarse a una sola escuela, aunque terminen dentro de la misma paradoja. O tal vez, es porque el género particularmente está cargado con sonidos demasiado ajenos a nuestra cultura y que las personas que sentirían la comodidad de disfrutarlo, están meramente seleccionadas. Entonces se convierte en un estilo musical, a veces, difícil de compartir.

Sin duda, estos jóvenes jazzistas se están convirtiendo en músicos ya reconocidos dentro del estilo en la Ciudad de México, si no es que, de todo el país. La historia del jazz es algo que se sigue construyendo todos los días, un género que nace a través de premisas un poco rebeldes y que buscaban romper con convenciones o estructuras ya establecidas. Un poco como la vida, y carrera, de estos jóvenes contrabajistas. No obstante, pareciera que el género, ha terminado en los oídos de personas sumamente rudimentales y amantes de las convenciones de la academia, contradicción que enriquece al género, así como lo ha sido el camino de estos músicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Recientes...